Principio de solidaridad

22.03.2015 12:01

La desigualdad de posibilidades que existe entre países desarrollados y países empobrecidos existe también entre personas dentro del mismo país. La mayoría de las veces esa desigualdad es producida por la explotación, la opresión y la corrupción de unos en detrimento de otros. Ese expolio de personas y pueblos tiene repercusiones negativas también en el interior de los países más favorecidos.

La solidaridad es una virtud ética que actúa como principio regulador de las relaciones sociales. No es un sentimiento superficial hacia el sufrimiento de los demás, sino la determinación firme y perseverante de empeñarse por conseguir el bien común. Es la realización eficaz de la corresponsabilidad entre todas las personas, de cada para con las demás. La solidaridad pone de relieve la igualdad en dignidad y derechos de todas las personas y realiza la interdependencia de todas ellas hacia la unidad. El principio de solidaridad propone entregarse por el bien del otro/a, porque en la consecución de su bien, podré estar yo bien.

La solidaridad expresa la exigencia de reconocer y practicar la libertad para ocuparse del crecimiento común, la disposición para gastarse por el bien de la persona más desfavorecida, superando todo individualismo y particularismo.

El principio de solidaridad se realiza en el presente con relación a quienes viven en situaciones infrahumanas, promoviendo estructuras sociales y políticas que garanticen su promoción. Y también se realiza hacia el futuro, intentando organizar hoy la sociedad y el mundo de manera que posibilite la vida digna de quienes nacerán tras nosotros y de las generaciones futuras. En el futuro cada cual será responsable de organizar el mundo que le toca vivir, pero yo también soy corresponsable para dejar en herencia un mundo con posibilidades para vivir en igualdad y justicia.

José Ramón Pascual (Revista nº 476 “Militante Mundo Rural”. Febrero 2015)

Tema: Principio de solidaridad

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario